Nombre
E-mail
Confirma tu e-mail
Contraseña
Tu perfil (opcional)
Código postal (opcional)
Al pulsar confirmas que aceptas nuestro Aviso legal y Política de cookies
E-mail
Contraseña
No soy usuario, registrarme

Volver al listado

Suelo con baldosas cerámicas I

  • 15 abr 2011
  • |
  •  
  • Comentar
  • |
  • Compartir
  • |
  • Imprimir

Por: Libertad Durán

Vía: Leroy Merlin

Artículo ofrecido por:

Para instalar un solar con baldosas cerámicas, en primer lugar deberás reunir una serie de herramientas, tales como un nivel de burbuja, un metro, un trazador, una escuadra, una regla y una llana. Por otro lado, para la colocación, necesitarás unas crucetas, una llana dentada, unas tenazas, una paleta, una llana de goma, una maza de goma, un cortador de cerámica, unas rodilleras, un cubo, una esponja y una gaveta.

El trazado sirve para planificar dónde y cómo se van a pegar las baldosas. Jugando con las baldosas “en seco”, se va calculando su posición para conseguir la simetría del conjunto. Es importante situar las baldosas enteras en las zonas más visibles de la habitación (en el umbral de la puerta, por ejemplo) y las cortadas en los sitios más discretos (junto al rodapié, en el hueco de la ventana, en los rincones, etc.).

La colocación deberás iniciarla siempre a partir de dos ejes perpendiculares entre sí, para ello, con ayuda de una cuerda, traza los 2 ejes en el suelo. Estos ejes se pueden situar en el centro de la habitación o centrados con respecto a la puerta de entrada. A continuación, deberás ir colocando baldosas sin encolar, desde los ejes hasta las paredes.

No olvides que es preciso tener en cuenta también el espacio que ocupan las juntas. Esta forma de colocar las baldosas sin adhesivo se llama trazado en seco y permite escoger la disposición más estética y optimizar los cortes. Deberás empezar colocando baldosas en la pared opuesta a la puerta de entrada de la habitación. La primera hilada de baldosas encoladas estará constituida por baldosas enteras. A continuación se coloca las baldosas cortadas junto a la pared (2ª hilada). Después fija la 3ª hilada y todas las demás.

Aplicación del adhesivo

La forma más sencilla de fijar baldosas es pegarlas con un mortero cola. Trabaja por paños de un metro cuadrado. En primer lugar, deberás extender el adhesivo sobre el suelo, peinarlo con una llana dentada y mantener la llana inclinada a unos 60° para conseguir una distribución uniforme del mortero. Después, coloca las baldosas sobre el adhesivo.

Una vez hecho esto, deberás utilizar crucetas para que las juntas entre baldosas sean siempre iguales. Deberás ir comprobando con un nivel la planeidad de la superficie a medida que se colocan baldosas. Golpéalas ligeramente con la maza de goma las baldosas que sobresalen o se hunden haciendo presión con el aplanador. El aplanador se apoya siempre sobre varias baldosas a la vez.

A continuación, retira las crucetas antes de que el adhesivo se endurezca demasiado. Limpia los excedentes de adhesivo entre las baldosas. Después, deja secar por espacio de 24 horas antes de rellenar las juntas. Abstente de pisar las baldosas que acaban de ser colocadas.

  • Subir 
Comentarios Realizar comentario
Envía tu comentario