Nombre
E-mail
Confirma tu e-mail
Contraseña
Tu perfil (opcional)
Código postal (opcional)
Al pulsar confirmas que aceptas nuestro Aviso legal y Política de cookies
E-mail
Contraseña
No soy usuario, registrarme

Volver al listado

Colocar bisagras en las puertas de madera

  • 16 abr 2013
  • |
  •  
  • Comentar
  • |
  • Compartir
  • |
  • Imprimir

Por: Alicia Aragón

Al instalar unas puertas abatibles, se puede elegir entre las bisagras y los pernios para poder hacer el movimiento correcto. El giro que habitualmente concede un herraje de este tipo es de un ángulo recto, aunque también hay alternativas que permiten llegar a los 180º. Según sea el ancho, el alto y el peso de la hoja, así deberán ponerse proporcionalmente un número de herrajes repartidos uniformemente y equidistantes a lo largo de la jamba de la puerta.

Cada bisagra lleva dos partes importantes de igual tamaño de modo que, machihembradas y debidamente engrasadas, permiten realizar un giro sobre su propio eje, dando lugar a la apertura habitual de una puerta. Las dos partes quedarán unidas, de modo que la hoja sustentará su propio peso gracias a estos herrajes, una parte irá anclada a la jamba y la otra cercana al canto de la puerta, de modo que todas las bisagras queden perfectamente alineadas y compartiendo los planos.

Instrucciones de colocación para bisagras

Cuando se abra y se cierre la bisagra, deberá estar dispuesta de modo que quede fuera de la unión de la jamba con la puerta, para evitar espacios en vacío. Éstas quedarán instaladas a la parte interior de la estancia, pues su desmontaje es sencillo: cuando la puerta no tenga echada la llave, se elevará la puerta, perpendicularmente al suelo, de modo que todos los herrajes salgan a la vez y queden libres. El modo de ponerla es equivalente en forma, pero haciendo la operación de modo inverso.

Las bisagras se hacen de metales resistentes a las cargas, a la abrasión, a los cambios de temperatura y a la tracción y compresión. El mantenimiento que de vez en cuando se debe hacer es  desmontarlas para poner algo de lubricante o aceite para que no chirríen, así como ajustarla bien nuevamente para que la puerta no se descuelgue.

¿Has tenido que instalar alguna vez una bisagra? ¿Te ha resultado complicado?

  • Subir 
Comentarios Realizar comentario
Envía tu comentario