Nombre
E-mail
Confirma tu e-mail
Contraseña
Tu perfil (opcional)
Código postal (opcional)
Al pulsar confirmas que aceptas nuestro Aviso legal y Política de cookies
E-mail
Contraseña
No soy usuario, registrarme

Volver al listado

Reparar el chapeado de una mesa

  • 3 nov 2010
  • |
  •  
  • Comentar
  • |
  • Compartir
  • |
  • Imprimir

Por: Libertad Durán

Clab4design, en Flickr (Licencia CC).

Muchas veces, con el paso del tiempo y los roces diarios, las mesas suelen sufrir desperfectos. Es posible que, por un golpe se haya levantado un trozo de la superficie de alguna pieza del mobiliario de tu casa. Si es así, no hace falta que la sustituyas por otra, porque puedes arreglarlo tú mismo.

Para reparar esa parte del chapeado que se ha deteriorado del canto de una mesa, puedes aplicar calor a la superficie mediante una plancha. Pon un paño fino entre ambas con el fin de que se ablande la cola. De esta forma, podrás retirar el trozo de chapeado fácilmente. Para hacerlo, puedes utilizar una espátula.

Pasos

Es posible que el trozo que tengas que reparar sea muy pequeño. En este caso, puedes emplear un trozo de papel de cebolla y calcar el contorno de la parte que falta. De esta forma, podrás dibujarlo sobre otro parte de chapeado del mismo color y grosor que el que recubre la mesa.

A continuación, lija la zona deteriorada hasta conseguir igualarla en altura. Luego límpiala, retirando los posibles restos de cola que puedan quedar. Así facilitarás que la nueva pieza se adhiera bien sobre la zona. Una vez que hayas hecho esto, puedes pegar la parte nueva de chapeado, empleando para ello un poco de pegamento especial y unos clavos.

Para evitar que se noten los agujeros de los clavos o el espacio entre la nueva y la vieja parte de chapeado, rellénalos con pasta de madera comercial. También puedes elaborar una pasta casera tú mismo. La primera la obtendrás mezclando serrín y cola de carpintero. La segunda es algo más difícil de conseguir. Deberás cortar trozos de periódico en tiras finas y mezclarlos con agua hasta que quede sin grumos. Después, tiñe la pasta del color del chapeado de la mesa.

Si no hubieras conseguido un trozo de un color similar al de la mesa, no te preocupes porque podrás pintarlo. Antes aplica una mano de tapaporos para que luego se agarre bien la pintura o el barniz. De esta forma, no tendrás problemas cuando apliques las capas de pintura.

  • Subir 
Comentarios Realizar comentario
Envía tu comentario