Volver al listado

Cómo instalar un grifo telescópico

  • 10 abr 2012
  • |
  •  
  • Comentar
  • |
  • Compartir
  • |
  • Imprimir

Por: Amaya Alonso

Vía: Moen

La cocina es un espacio de la casa donde debe primar la funcionalidad y la eficiencia de todos sus componentes. Debes buscar comodidad, pero sin descuidar la innovación y la calidad de los materiales. Todas estas características las encontrarás en un grifo telescópico y nosotros te enseñamos cómo instalarlo.

Este modelo extraíble es muy cómodo para ahorrar tiempo en el fregadero. El agua sale con mayor presión y la movilidad permite acabar con la tediosa tarea de aclarar la vajilla de un modo más cómodo.

En esta ocasión no te hará falta hacer obra: solo tendrás que transformar el modelo de siempre en uno telescópico, de esta forma te convertirás en fontanero por un día. ¿Cómo? Siguiendo unos sencillos pasos que te describimos a continuación.

No pierdas detalle

  1. Al comprar un grifo extraíble suelen venir todas las piezas necesarias para su montaje: tornillos, tuercas, tubos y arandelas de goma. Las herramientas corren por tu cuenta, pero no será difícil contar en tu caja de herramientas habitual con un destornillador y una llave inglesa.
  2. Una vez a mano todo lo necesario, comenzamos cortando la llave de paso del agua y desmontando el antiguo modelo. Para ello, aflojamos los latiguillos con la llave inglesa y quitamos la tuerca y la arandela de goma que lo fija al fregadero.
  3. A continuación, desenrosca el filtro del orificio de salida del agua e introduce el tubo telescópico. Tienes varias medidas y cualquiera es válida. La elección depende de tus necesidades.
  4. Por último, hay que seguir de forma inversa los pasos explicados. Pasa el grifo por el orifico del fregadero y deja que cuelgue el cable, conecta las tomas de agua fría y caliente, coloca las arandelas, los tornillos y abre la llave de paso.

Te recomendamos que añadas un contrapeso de plomo en el tubo extraíble. De esta forma evitarás que se enrede y ayudarás a su fácil recogida en el interior del fregadero.

Ahora solo te queda abrirlo y comprobar que todo funciona correctamente. Si no es así, repite el proceso prestando especial importancia al ajuste de los latiguillos. Sabemos que eres un manitas, pero si se te resiste, acude a un profesional sin dudarlo.

 

  • Subir 
Comentarios Realizar comentario
Envía tu comentario