Nombre
E-mail
Confirma tu e-mail
Contraseña
Tu perfil (opcional)
Código postal (opcional)
Al pulsar confirmas que aceptas nuestro Aviso legal y Política de cookies
E-mail
Contraseña
No soy usuario, registrarme

Volver al listado

Cómo cambiar el cristal de una ventana

  • 11 may 2011
  • |
  •  
  • Comentar
  • |
  • Compartir
  • |
  • Imprimir

Por: Libertad Durán

Daquella Manera, en Flickr (Licencia CC).

Cuando se rompe el cristal de una ventana, nos echamos las manos a la cabeza. El primer paso lo tenemos todos muy claro. Hay que recoger todos los cristales que se hayan caído al suelo para evitar que alguien pueda cortarse con ellos. Sin embargo, los siguientes pasos deberás tenerlos muy claros para poder retirar el cristal roto y colocar uno nuevo. No te preocupes, porque para realizar esta tarea, no deberás ser un experto ni un manitas, tan sólo un poco de cuidado.

Con el fin de poder quitar el cristal que se ha roto, en primer lugar, deberás protegerte las manos. Para ello, ponte unos guantes gruesos y retira los restos de vidrio que hayan quedado en la ventana. Asegúrate de que eliminas cualquier trozo de cristal que se haya podido quedar enganchado en el marco.

Cuidado con los trozos pequeños

Es posible que tengas que emplear unos alicates para extraer las puntas que sujetaban el cristal. Si la ventana es de aluminio o de PVC, entonces deberás quitar los junquillos desmontables que sujetan el cristal. Estos se retiran con un destornillador, y una vez que hayas retirado el vidrio, limpia la zona en la que se coloca el cristal.

Si el cristal estaba fijado con silicona, entonces deberás eliminar los restos del mismo con una espátula o un producto indicado para esta labor. A continuación, toma las medidas oportunas para colocar otro cristal nuevo.

Para disponer el nuevo cristal, dependiendo del material de la ventana, deberás colocarlo de una forma u otra. Si es de madera, extiende por todo el marco un poco de silicona transparente. Si es de aluminio o PVC, entonces deberás introducir el nuevo cristal en los railes y volver a encajar y atornillar el junquillo. Por último, no te olvides de tomar las medidas de seguridad adecuadas durante todo el proceso, y por supuesto, no andar descalzo por la estancia.

  • Subir 
Comentarios Realizar comentario
Envía tu comentario