Nombre
E-mail
Confirma tu e-mail
Contraseña
Tu perfil (opcional)
Código postal (opcional)
Al pulsar confirmas que aceptas nuestro Aviso legal y Política de cookies
E-mail
Contraseña
No soy usuario, registrarme

Volver al listado

Moisés para bebés

  • 27 jul 2012
  • |
  •  
  • Comentar
  • |
  • Compartir
  • |
  • Imprimir

Por: Jessica Arribas

Es, prácticamente, la primera cama del bebé. Antes de pasar a una cuna más grande y amplia, algunas familias optan por que un moisés guarde los sueños del pequeño. Suelen elegirse por su escaso peso y la comodidad para moverlo a cualquier parte sin el menor esfuerzo.

Para todos los gustos

Para amantes del ya famoso vintage, un moisés o capazo de mimbre como el de la imagen es la mejor idea. Forrando el interior con una tela retro y colocando un cómodo colchón en la base, tendréis una cama original y confortable.


Algunas firmas trabajan duro para idear el moisés perfecto. En la imagen vemos un diseño que se acerca a la perfección. La tela del cuerpo está hecha de malla por lo que podéis observar los movimientos del bebé desde la cama porque es transparente. Este tipo de material tiene una gran elasticidad por lo que el pequeño podrá moverse a sus anchas sin dificultad. La estructura permite un ligero balanceo.


Para gustos más clásicos, también existen modelos tan dulces como el de la siguiente imagen. En forma redonda, forrado y acolchado en toda su estructura, este moisés blanco con faldón y lazo decorativo es toda una monada. Quizás el dormitorio peca un poco de exceso. El papel pintado exigía combinarlo con muebles y complementos más sencillos.


Algunos moisés pasan a ser casi pequeñas cunas.
La estructura en barrotes y ruedecillas es más propia de una minicuna, pero la escasa altura y el tamaño de la base lo convierten en un moisés con dosel blanco. Me encanta la combinación con los detalles en madera nogal.


En la siguiente imagen vemos un moisés o minicuna diseñada en metacrilato.
Un material resistente y muy ligero que aporta un estilo moderno al dormitorio del bebé. No me termina de convencer la ausencia de barrotes en el cabecero.


Un buen moisés también debería permitir un suave balanceo. No hay nada que consiga ese movimiento como un capazo colgante. Además de ser original, podrías mecer suavemente al niño y mantener el balanceo un largo rato. La desventaja de este tipo de moisés es que no son facilmente transportables, algo que precisamente se busca cuando se adquieren.

Son muebles dulces y románticos por naturaleza, muy útiles en los primeros meses de vida del bebé y que permiten un mejor acceso y vigilancia al peque.  A mí se me cae la baba con ellos ¿y a ti?

  • Subir 
Comentarios Realizar comentario
Envía tu comentario