Nombre
E-mail
Confirma tu e-mail
Contraseña
Tu perfil (opcional)
Código postal (opcional)
Al pulsar confirmas que aceptas nuestro Aviso legal y Política de cookies
E-mail
Contraseña
No soy usuario, registrarme

Volver al listado

Decorar la entrada de casa en Halloween

  • 16 oct 2012
  • |
  •  
  • Comentar
  • |
  • Compartir
  • |
  • Imprimir

Por: Marta Fernández

Cuenta la leyenda que hace más de 2.500 años, cuando en el calendario celta el verano terminaba el 31 de octubre, los campesinos llevaban su ganado desde los prados al sus establos para resguardarlo del invierno. Este último día, los espíritus podían salir de los cementerios y apoderarse de los cuerpos de los vivos para resucitar, pedirles alimentos y hasta maldecirles. Incluso, les hacían víctimas de conjuros si no accedían a sus peticiones, de dónde viene la expresión de ‘truco o trato’.

Los celtas, para evitar este tipo de ‘travesuras’, ensuciaban sus casas y las decoraban con huesos y calaveras, de tal forma que los muertos pasaran de largo. Además, se disfrazaban con pieles de animales para conseguir que ningún espíritu se fijara en ellos. Por si no lo sabías, ésta es el motivo de que, todos los 31 de octubre decoremos nuestras casas con complementos siniestros y relacionados con la muerte. ¿Te apetece hacerlo? ¿Qué tal si decoras la entrada de tu hogar?

¿Truco o trato?

Si no quieres que los muertos vayan a visitarte a tu casa, deberás seguir la tradición de los celtas y decorar tu entrada con diferentes motivos. Como no queremos que te se paren en tu vivienda, te vamos a dar algunas ideas…

Si tienes jardín o porche, puedes colocar unas cuantas calabazas en el suelo o colgadas del techo. No te olvides de hacerles una cara, para lo que tendrás que limpiarlas por dentro y tallar los ojos y la boca sonriente.

También puedes optar por comprar pequeños adornos lumínicos con forma de calabaza o calavera para decorar la entrada de casa. La puerta de entrada puedes disfrazarla con algún vinilo con la imagen de una bruja, una calabaza o un esqueleto.

Hablando de esqueletos, si no cuentas con porche, ni zona exterior, no estaría de más que dispusieras uno en el recibidor. Éste tomará un gran protagonismo en este caso, así que baja un poco la luz y, decóralo de tal forma que esta vez, no apetezca entrar a la casa, sí sí, que dé un poco de miedo… Unas calaveras por aquí, unos candelabros por allí, algunas manchas de ‘sangre’ en el suelo… ¡’Bienvenido a casa’! Por cierto, no te olvides de disfrazarte si sales a la calle, que los espíritus estarán esperándote fuera para celebrar esta noche tan especial.

  • Subir 
Comentarios Realizar comentario
Envía tu comentario