Nombre
E-mail
Confirma tu e-mail
Contraseña
Tu perfil (opcional)
Código postal (opcional)
Al pulsar confirmas que aceptas nuestro Aviso legal y Política de cookies
E-mail
Contraseña
No soy usuario, registrarme

Volver al listado

Riconeras para el salón

  • 14 sep 2012
  • |
  •  
  • Comentar
  • |
  • Compartir
  • |
  • Imprimir

Por: Marta Fernández

Las rinconeras no son unos muebles muy comunes hoy en día. Pese a la escasez de espacio que sufrimos la mayoría de nosotros en los hogares, optamos por muebles más funcionales que podamos cambiar de sitio sin complicaciones. Sin embargo las rinconeras solo sirven para aprovechar esquinas, por lo que se limita mucho su ubicación.

Rinconeras clásicas

Los dos primeros son los que más me gustan. Aunque presentan estilos muy diferentes, las dos resultan muy originales. En la foto inferior, la rinconera es de color blanca con un cristal rayado. Me recuerda al típico mueble que tenían los practicantes en su consulta.  Me gusta por dos motivos: por su gran capacidad y porque se adivina lo que hay en el interior sin ser totalmente visible.

Esta segunda rinconera es super original. Se trata de un mueble que puedes hacer tú mismo. Este DIY se realiza a partir de una puerta -mejor si es antigua y si tiene cuarterones-. La cortas la mitad, la encolas y colocas unos estantes con forma redondeada. Para terminar, píntala de un color llamativo como puede ser el turquesa… ¡y ya tienes tu mueble preparado!

En la siguiente foto la rinconera es de obra. Se trata de un trabajo de carpintería profesional y las puertas con cristales tienen forma de media luna. Aunque me gusta no me termina de convencer que el interior sea tan visible.

¿Por qué no una rinconera con estantes? De este modo podrás colocar adornos a la vista. Una recomendación: siempre que apuestes por este tipo de ornamentación, ten en cuenta la simetría para que tu casa no termine pareciendo un baratillo.

¿Te gustaría tener una rinconera en tu salón o te parece un mueble desfasado?

  • Subir 
Comentarios Realizar comentario
Envía tu comentario