Volver al listado

Espejos con forma de sol

  • 12 ene 2012
  • |
  •  
  • Comentar
  • |
  • Compartir
  • |
  • Imprimir

Por: Marta Fernández

Decorar con espejos es una técnica muy socorrida. Además de ampliar visualmente cualquier estancia, cumplen una función básica: poder mirarse de vez en cuando para ver qué aspecto tenemos.

Hace unos años las tiendas se inundaron de espejos rectangulares con grandes marcos de wengué o con acabado de acero. Últimamente las formas geométricas han evolucionado y podemos encontrar distintos diseños y acabados.

Lo último en cuanto a espejos son los dorados con forma de sol. Irrumpieron con fuerza en la década de los 70 y ahora han llegado para quedarse una temporada con nosotros. De distinto tamaño, puedes encontrarlos decorando tiendas, casas e incluso algún que otro restaurante.

Elige el que más te guste

Hay diseños que prestan mayor atención al espejo y éste es el protagonista. Sin embargo, existen variaciones -en mi opinión son las más bonitas- en las que la forma de sol son el punto clave. Grandes rayos dorados bordean el espejo, engrandeciéndolo y aportándole más luminosidad. Estos rayos pueden tener distintas longitudes desde los 3 centímetros hasta los 25.

Quedan bien en un recibidor -y no solo sobre una consola, si no también sobre cualquier otro mueble-, como decoración sobre un cabecero de cama, en un salón o en una zona de paso bien iluminada. Lo único que tienes que tener en cuenta si quieres incluir uno en tu casa es otorgarle un lugar bien destacado, ya que se convertirá en la pieza clave de la estancia.

Aunque hay versiones actuales, busca un modelo con solera en una tienda de nuevos anticuarios. En la actualidad cuentan con muchas piezas restauradas a unos precios que están al alcance de cualquier bolsillo. Si se escapan de tu presupuesto te recomiendo que ahorres un poco para al final hacerte con uno ya que en el momento en el que entre en tu hogar, no te podrás desprender de él.

 

  • Subir 
Comentarios Realizar comentario
Envía tu comentario