Nombre
E-mail
Confirma tu e-mail
Contraseña
Tu perfil (opcional)
Código postal (opcional)
Al pulsar confirmas que aceptas nuestro Aviso legal y Política de cookies
E-mail
Contraseña
No soy usuario, registrarme

Volver al listado

Duelo: decoración navideña en dorado y plateado vs. rojo y verde

  • 4 dic 2012
  • |
  • 4 
  • Comentar
  • |
  • Compartir
  • |
  • Imprimir

Por: Marta Fernández y Alicia Aragón

La Navidad divide a las personas en dos grandes grupos: los que siguen apostando por el clasicismo del rojo y el verde y los que inundan sus casas con colores metálicos, brillos y destellos. Unos y otros defienden que su elección es la mejor y la más acertada para esta época. Nosotras os contamos nuestros puntos de vista, mostrando ejemplos claros para convencerte de que nuestra propuesta es la óptima para decorar los hogares durante las fiestas navideñas.

La opción de Marta: “Si me gusta el dorado y el plateado… ¿por qué no decorar en Navidad con estos tonos?”

El clasicismo del rojo y el verde en las decoraciones de Navidad me supera. Durante décadas ha sido sinónimo de buen gusto pero ahora se han quedado como colores viejunos o de decoraciones anticuadas. Es cierto que los diseños han evolucionado con estos colores pero en la mayoría de las casas en las que se apuesta por esta tonalidad es porque tienen un refrito de complementos almacenados desde hace años. El resultado es, como dice el refrán, que “de donde no hay no se puede sacar”.

La falta de buen gusto a la hora de decantarse por decorar con estos colores puede llevar a cometer errores garrafales como pensar que cualquier objeto se puede decorar. Lo grave es que el rojo y el verde harán que el resultado sea mucho peor que si se decorase con adornos en color oro y plata.

Sin embargo, siguiendo las tendencias más minimalistas y las nuevas maneras de decorar más limpias y elegantes, los tonos dorados y plateados se han ganado su espacio. La combinación de estos tonos otorga sofisticación a cualquier estancia. Aunque pasen los años siempre se verán los adornos actuales.  Con unas velas y una guirnalda de luces podrás crear una composición de lo más armoniosa.

No obstante, a la hora de decantarse por esta decoración, es conveniente huir de los brillos excesivos. Asegúrate de comprar siempre acabados mate para no morir fulminada por los destellos intensos constantes. Las posibilidades son infinitas: pequeños árboles, bolas de distintos tamaños… pero sin duda una tendencia que viene para quedarse es la de decorar con pequeños renos con acabado metálico.

La opción de Alicia: “Con los clásicos acertarás seguro”

La moda de los colores metálicos, que hizo mella en el interiorismo a nivel general hace unos años, se extendió como una plaga a las decoraciones navideñas. Nuestras casas se convirtieron en improvisados palacetes donde, al encender las luces, podríamos sufrir un ataque epiléptico por el reflejo cegador de dorados y plateados. Qué queréis que os diga. Me niego a transformar la mesa de Nochebuena en un muestrario de bisutería.


No hay nada que más rechazo me produzca que encontrarme con árboles supuestamente navideños con ramas teñidas o fabricadas en dorado y plateado. Su aire completamente artificial y futurista me espanta porque estos engendros no hacen acogedores los ambientes. Igual que la manía de cubrir un estupendo abeto natural con miles de ornamentos pintados de oro y plata hasta cubrirlo entero. Es un árbol, no una montaña de chatarra.

El rojo y el verde son los colores tradicionales de la Navidad, pero clásico no significa pasado de moda. Evidentemente, si tus adornos son de estos tonos pero datan del Pleistoceno, es muy posible que necesites urgentemente acudir a alguna tienda para darte cuenta de que el espumillón y las bolas que heredaste de tu abuela han tenido hijos más altos, más listos y más guapos.


Hay algo que me atrae especialmente a estos colores, y es precisamente su origen botánico. El rojo es el color de la flor de Pascua y del fruto del acebo, mientras que el verde es el símbolo del sempiterno abeto. Este dúo cromático siempre queda resultón, pero como en todo, hay que saber contenerse y usarlo con moderación.


Nos gustaría saber cuál es tu opción favorita para decorar en Navidad, ¿el dorado y el plateado o el rojo y el verde?

  • Subir 
Comentarios Realizar comentario
  1. Juani dice:

    Creo que se muestran los dos extremos de lo hortera y los dos extremos del buen gusto en ambas decoraciones. Si me tuviera que decidir, ciertamente no lo sabría.

  2. Mila dice:

    Totalmente de acuerdo con Juani, ni tan blanco ni tan negro. Además creo que se puede combinar perfectamente ;)

    • Marta Fernández dice:

      Juani y Mila,
      lo siento pero no comparto vuestra opinión. Si pones dorados y plateados no puedes poner rojos y verdes. En realidad poder puedes, pero luego habría que ver el resultado.

  3. Sole dice:

    Pues a mi me gustan más los dorados y plateados que los rojos y verdes…

Envía tu comentario