Nombre
E-mail
Confirma tu e-mail
Contraseña
Tu perfil (opcional)
Código postal (opcional)
Al pulsar confirmas que aceptas nuestro Aviso legal y Política de cookies
E-mail
Contraseña
No soy usuario, registrarme

Volver al listado

El estilo barroco

  • 10 ago 2010
  • |
  •  
  • Comentar
  • |
  • Compartir
  • |
  • Imprimir

Por: Libertad Durán

Antmoose, en Flickr (Licencia CC).

Entre los estilos con los que puedes decorar tu casa está el barroco. En arte, tiene su origen en Italia en el siglo XVI hasta finales del XVIII. Se extendió por todos los países europeos, desarrollando características propias en cada uno de ellos.

En interiorismo se fue incorporando en esa época y en la actualidad aún perdura. En sus inicios tuvo un sentido peyorativo por basarse en ambientes recargados. Pero a finales del siglo XIX adquirió el respeto y la sofisticación que ahora le caracteriza.

La decoración barroca se fundamenta en formas recargadas. Destacan las molduras de los muebles, los textiles con estampados, los marcos de cuadros gruesos, los espejos de gran tamaño, etc. Todos los componentes de esta tendencia tienden a lo desmesurado y exagerado. En cuanto a los colores, el verde musgo, el azul petróleo, el ciruela o el dorado son los más utilizados en casas con estilo barroco. Predominan los contrastes de claro-oscuro y luces-sombras.

Respecto a los elementos ornamentales, los protagonistas son las esculturas, las alfombras, los almohadones, los tapices, los cuadros, las cajas de madera, los jarrones y los muebles desgastados. Los materiales y texturas se basan en el cuero, el metal, la madera, el papel maché o el terciopelo.

Barroco y minimalismo

No hay ni que decir que el estilo barroco es la oposición total al minimalismo. Sin embargo, la mezcla de ambas corrientes pueden dar lugar a una decoración muy compensada. Si te basas sólo en uno, puede que por un lado, sea un cúmulo de muebles y elementos, o por el otro, sea un lugar pobre y aburrido. Con el barroco darás calidez y romanticismo a la frialdad del minimalismo.

Las formas del barroco pueden adaptarse a nuestra época con colores vibrantes tales como los naranjas, fucsias o verdes. El contraste del clásico barroco con el modernismo puede darle a tu casa una sofisticación suprema.

  • Subir 
Comentarios Realizar comentario
Envía tu comentario