Nombre
E-mail
Confirma tu e-mail
Contraseña
Tu perfil (opcional)
Código postal (opcional)
Al pulsar confirmas que aceptas nuestro Aviso legal y Política de cookies
E-mail
Contraseña
No soy usuario, registrarme

Volver al listado

Esquemas cromáticos para combinar colores

  • 31 may 2011
  • |
  •  
  • Comentar
  • |
  • Compartir
  • |
  • Imprimir

Por: Libertad Durán

Escoger el color con el que pintarás las estancias de tu casa, siempre es un tema que entra a debate con el resto de miembros de tu familia. No te preocupes, porque si vives sólo, o las demás personas te dejan a ti la elección, seguro que entras en una lucha interna contigo mismo para decidir los colores que impregnarán los rincones de tu hogar. Es normal, porque una decisión tan importante no puede tomarse a la ligera, y más cuando algunas creencias dicen que los colores pueden afectarnos al estado de ánimo, tanto para bien como para mal.

En este post te vamos a dar unas cuantas fórmulas de color fiables, a las que los profesionales, sea la moda que sea, recurren constantemente. No nos las inventamos nosotros, sino que están comprobadas y empleadas a lo largo de la historia del arte, abarcando diferentes esquemas cromáticos. Por ello, si estás a punto de amueblar o pintar una pared, y tienes miedo de cometer un error, sigue leyendo antes de ponerte manos a la obra.

Por un lado, están los esquemas cromáticos neutros. Estos están casi siempre, basados en el blanco o los tonos crudos, en combinación con el gris, los piedra y los tonos cuero. Puedes elegir para el mobiliario madera natural. Para los suelos puedes escoger baldosas blancas, por ejemplo. En cuanto a los tejidos, puedes emplear diferentes tipos de textiles. Trata de seleccionar un fondo neutro en las estancias, con detalles en color.

Esquema monocromático

Por otro lado, puedes emplear un esquema de color monocromático. Para esto, deberás escoger un color y trabajar con los diferentes tonos de tu gama. Para animar el conjunto, puedes disponer estampados del mismo color. Otra alternativa que tienes es la de seleccionar tu color favorito y combinarlo con blanco. Aunque suene a tópico, hay múltiples interioristas que emplean esta fórmula, así que, ¿por qué tú no?

También puedes decorar con esquemas cromáticos complementarios o de contraste. Es muy sencillo de hacer, tan sólo tienes que coger una rueda de la gama de colores y escoger dos colores que se encuentren enfrentados. Un ejemplo de esto es el azul y el amarillo. Estos dos colores se encuentran uno en frente del otro en la rueda de color.

Por último, puedes decantarte por un esquema de color análogo. Se trata de esquemas armoniosos y sedantes, que incorporan 3 ó 4 colores situados en posiciones adyacentes en la rueda de color de la que te hablamos. Un ejemplo es la combinación de azul turquesa, azul oscuro y verde.

  • Subir 
Comentarios Realizar comentario
Envía tu comentario