Volver al listado

Paredes rústicas

  • 18 may 2010
  • |
  •  
  • Comentar
  • |
  • Compartir
  • |
  • Imprimir

Por: Clara García-Pando

batega, en Flickr (licencia cc).

Decorar las paredes de tu vivienda es esencial para conseguir una ambientación acorde con tus gustos. Si tienes una casa de pueblo o un chalet en el campo, lo ideal es acondicionar un interiorismo rústico. Para ello, es fundamental implantar un revestimiento rural en la pared, pues dejará una huella infalible de este estilo.

Existen muchos recursos para confeccionar tus estancias de acuerdo con esta disciplina: colocar flores, piedras, muebles antiguos de madera, etc. No obstante, tener paredes rústicas es la clave para conseguir el efecto definitivo esperado. Si quieres aplicar este efecto en tu casa, atrévete tú mismo. No llames a un pintor profesional y ahórrate ese dinero siguiendo metódicamente una serie de sencillos pasos.

No olvides que, previamente, de bes obtener los siguientes materiales necesarios: papeles de periódico, cola, rodillo, brocha, pintura del color con el que quieras decorar tu vivienda (marrones, grises, mates, etc.), mono de obra para trabajar, guantes para que se no estropeen las manos, gorra para proteger el pelo y gafas por si te llega pintura a los ojos o a la cara.

Proceso para imitar lo rústico

  1. Protege el suelo de tu casa con plástico contra las salpicaduras de pintura y cola que puedan caer en la superficie.
  2. Coge las hojas de periódico suficientes para que puedan cubrir todo el mural que quieras decorar y arrúgalas.
  3. Una vez arrugadas, sumérgelas en la cola para que puedas pegarlas a la pared.
  4. Espera que se sequen.
  5. Cuando estén duras y secas, puedes empezar con la pintura. Los colores más aconsejables que debes emplear deben ser de una tonalidad que se asemeje a los marrones terracota, aunque pueden ser a tu gusto. Para ello, utiliza el rodillo y da la primera mano.
  6. Deja que se seque y después da la segunda mano de pintura e matizar algunas zonas para imitar a la piedra o algún material natural.
  7. Por último, usa la brocha para darle un acabado final y retocar los detalles.

Cuando hayas terminado procura que el reflejo de la luz sobre el muro pintado sea propicio para crear brillos y sombras que le confieran más relieve. No es recomendable utilizar esta técnica en zonas húmedas, pues el deterioro puede acabar con este trabajo.

El resultado final puede ser espectacular, sin apenas esfuerzo económico por tu parte. Asimismo, los costes serán mínimos. Recuerda añadir objetos complementarios a la habitación para reforzar el efecto rústico: mobiliario de madera, plantas, piedras decorativas… Lo importante es conseguir que tu inmueble forme una atmósfera natural.

  • Subir 
Comentarios Realizar comentario
Envía tu comentario