Volver al listado

Una estantería convertida en casita de muñecas

  • 21 dic 2012
  • |
  •  
  • Comentar
  • |
  • Compartir
  • |
  • Imprimir

Por: Marta Fernández

En este post vamos a ver cómo un mueble feo y soso se ha convertido en una fantástica casa de muñecas. Un lavado de cara y algún que otro elemento embellecedor son los artífices del espectacular cambio.

Casas de muñecas a partir de estanterías

La próxima vez que te cuestiones tirar una entantería de color haya provista de tres estantes piénsatelo dos veces. Es posible que pueda tener una nueva oportunidad simplemente cambiando su uso. La imaginación del propietario ha ideado una versión acorde con los nuevos tiempos. ¿Quieres ver cómo?

Este era el estado en el que estaba la estantería. No estaba deteriorada ni presentada modulos desencolados pero ya no servía para el uso que se le estaba dando. Se compró en una tienda de tableros una estructura de madera similar a los zócalos que se ponen en las habitaciones. También se compraron dos listones con ornamentación.

Como pasos previos se quitaron la balda superior y la parte trasera que se aprovechó para hacer el tejado y colocarle la cornisa. Esta parte trasera se sustituyó por el zócalo lo que le otorgó a la pieza cierta luminosidad y contraste.

Se aplicó una primera capa de pintura blanca con un magnífico resultado: la casita ya está lista para que se pueda proyectar la decoración.

 Para unificar la superficie se lijó con una máquina lijadora.

Una vez que la madera estuvo preparada se decidió pintar de azul los laterales y los distintos suelos y paredes de la nueva vivienda. Hay que recurrir a una cinta para cubrir las zonas que puedan entrar en contacto con la pintura azul.

Ya solo queda amueblar la nueva casa. Para ello tienes tantas posibilidades como te imagines y puedes poner mobiliario realizado para este tipo de juguetes u otros adornos que consideres apropiados.

 ¿Qué te parece esta nueva casa de muñecas? ¿La pondrías en la habitación de tu hija?

  • Subir 
Comentarios Realizar comentario
Envía tu comentario