Volver al listado

Papel pintado en la cocina

  • 29 feb 2012
  • |
  • 2 
  • Comentar
  • |
  • Compartir
  • |
  • Imprimir

Por: Marta Fernández

La cocina es una de esas estancias donde la necesidad de limpieza y pulcritud es fundamental. En ella cocinamos a diario, y aunque creas que haciendo los alimentos a la plancha la cocina no se ensucia, estás muy equivocado.

Desde hace décadas las cocinas se han alicatado de arriba a abajo con mayor o menor acierto. Azulejos de todo tipo, tamaño y composición han campado a sus anchas en ellas. Pero desde hace unos años estamos viendo como algunas zonas se empapelan o se pintan con algún color especial.

Son precisamente las áreas de las cocinas destinadas a comer las que se decoran con especial mimo. Por ello se recurre a esta tendencia que ahora vamos a analizar y en la que vemos más inconvenientes que ventajas. Siempre me ha llamado la atención lo bonito que queda, pero lo poco practico que resulta. ¿Cómo se limpia esa zona? Si partimos de la premisa de que toda la cocina se mancha y hay que hacer una limpieza a fondo cada determinado tiempo… ¿qué se hace con el papel pintado?

El caso adquiere mayor relevancia cuando este elemento decorativo se instala en el frontal de la placa vitrocerámica o de gas. Menudo sinvivir. ¿Cómo puedes cocinar algo teniendo el papel tan cerca? Imagínate la situación: sartén caliente y humeante y un filete de pollo. Lo echas en la sartén y por mucha prisa que te des en taparlo siempre algo salpica. Y para darle la vuelta tres cuartas de lo mismo.

En algunas cocinas he visto que se ha instalado un cristal para proteger el papel. Por mucho que se haya sellado con silicona, ésta se impregna de grasa y es bastante difícil de eliminar. La ventaja de tener el cristal es que se puede limpiar cuantas veces necesites, pero por poco que cocines siempre estará con manchas de distinta envergadura.

 

¿Papeles especiales?

Supongo que este tipo de papeles son especiales y llevan un tratamiento que permita pasarles una bayeta húmeda. ¿Cuántas veces? ¿Tienen un tiempo estimado de vida hasta que el dibujo empiece a clarear? Ésta es mi impresión: creo que por muy bueno que sea no se puede abusar de su limpieza. Fijaos que siempre he preferido algo estéticamente bonito a práctico, pero esta idea, por muy bonita que la vea, no la puedo aceptar. Por eso soy fan de los azulejos y no apostaría jamás por esta idea.

¿Te gusta esta idea? ¿La pondrías en tu cocina o prefieres los azulejos de toda la vida?

 

 

  • Subir 
Comentarios Realizar comentario
  1. Raquel dice:

    A mi me gusta la idea. Llamé a unos albañiles para alicatar y me querían cobrar 5000 euros por 12 metros cuadrados. Fue una de las razones por las que puse papel, y si me canso lo voy cambiando sin tener que hacer obras. La cocina quedó super chic, con un aire elegante y minimalista.

    • Marta Fernández dice:

      Gracias Raquel por tu comentario… en mi casa es que cocino y “frío mucho filete”, y la pared de delante de la vitro se pone perdida. A mi me parece que casi ningún papel resiste una bayeta con amoníaco para eliminar la grasa, por eso me parece mala idea. Si a ti te va bien, ¡perfecto!

Envía tu comentario