Volver al listado

Cómo eliminar la grama del césped

  • 23 mar 2011
  • |
  •  
  • Comentar
  • |
  • Compartir
  • |
  • Imprimir

Por: Libertad Durán

Clandestini, en Flickr (Licencia CC).

Artículo ofrecido por:

La grama o bermuda (Cynodon dactylon) es una gramínea que a menudo aparece como mala hierba en la pradera. Sus inconvenientes principales son dos: tiene una apariencia y una textura más basta que los céspedes que se usan normalmente en jardinería, y durante el invierno entra en fase de dormancia volviéndose de un antiestético color marrón. Es, además, una planta muy invasiva. Acabar con la grama en el césped no es fácil, pero tampoco imposible.

• Escarda manual

Si la invasión de grama no es muy generalizada, lo mejor es eliminarla a mano. Se debe tener cuidado de retirar bien los estolones, rizomas y raíces (su sistema radicular es muy profundo) bajo tierra; caso contrario, la bermuda brotará de nuevo. Después será necesario resembrar los huecos con las especies que interesen.

• Herbicidas, ¿sí o no?

En general se desaconseja utilizar herbicidas para eliminar la grama porque, al ser de la misma familia que las cespitosas que se usan en las praderas, el césped quedaría dañado también con el tratamiento.

• Herbicidas antigerminativos

Sí se pueden emplear herbicidas antigerminativos, que eliminarán las semillas de grama que haya en la parcela, aunque también todas las demás semillas. Por tanto, no se debe recurrir a este tratamiento si se están realizando resiembras de césped.

• Una solución drástica

Si la invasión de grama es tan generalizada que no es posible retirarla a mano, no quedaría otra solución que eliminar todo el césped con herbicida total y volver a sembrar. En este caso se deben llevar a cabo varios tratamientos para asegurarse de que se eliminan bien todos los restos de bermuda del terreno.

• Una solución estética

Otra opción es aplicar colorantes especiales para césped, que mantengan verdes los rodales de grama durante su período de latencia invernal. Estos colorantes duran semanas y no dañan el medio ambiente.

La grama, una aliada en la costa mediterránea

La grama, por su dureza, facilidad de implantación, resistencia a la salinidad y menor necesidad de riego, puede ser utilizada también como especie cespitosa. Está especialmente indicada para las zonas de clima mediterráneo.

La Cynodon dactylon, precisamente, es originaria del sur de Europa y el norte de África. Hoy es habitual encontrar mezclas de semillas de césped que incluyen grama. Las variedades comerciales suelen ser de grama fina, menos tosca y con un periodo menor de latencia invernal. En cualquier caso, al sembrar todo el césped con grama, el color marrón de invierno es más homogéneo y menos antiestético.

Revista Verde es vida nº 63 página 52

  • Subir 
Comentarios Realizar comentario
Envía tu comentario