Volver al listado

Cómo mantener el césped en verano

  • 6 ago 2012
  • |
  •  
  • Comentar
  • |
  • Compartir
  • |
  • Imprimir

Por: María González

Durante el verano, el mantenimiento del césped varía con respecto a otras épocas del año. En esta temporada del año, éste crece de forma más rápida, lo que hace necesario que los cuidados se intensifiquen y sean más frecuentes. Por ello, debemos tener en cuenta e incorporar a nuestras tareas cotidianas algunos hábitos distintos. Aprende cómo mantener en perfecto estado tu césped durante todo el verano con estos sencillos consejos. 

Cuidados intensivos

En verano se aconseja podar nuestro césped cada semana, ajustando la altura del cortacésped a un nivel deseado, siendo recomendable un poco más bajo de lo que se usa durante la época invernal. De este modo, se eliminan las plantas deterioradas, las hojas secas y las puntas amarillas del césped. La mayoría de las máquinas cortadoras de césped poseen un sistema de regulación de las ruedas que te facilitarán esta tarea. Debes tener en cuenta que si el césped está recién plantado, el primer corte tienes que realizarlo con tijeras para no arrancar la planta de raíz.

Para conseguir que el corte sea efectivo, tanto el césped como la tierra han de estar secos. Es aconsejable realizar la poda en las horas frescas del día, evitando el periodo entre las doce y las cinco de la tarde. Dado que en verano el riego ha de ser más constante, es preferible regar por la tarde y a la mañana siguiente proceder a recortarlo. Antes de segarlo, retira del camino las ramas, piedras y toda suciedad que puedan estropear el cortacésped. Recuerda que no debes utilizar nunca uno eléctrico en un césped que aún esté húmedo.

Procura seguir un determinado patrón de corte para que sea lo más eficaz posible. Éste puede ser en líneas rectas de “ida y vuelta”, o bien un dibujo que vaya siguiendo el perímetro de tu jardín. Ten siempre presente que debes empujar el cortacésped y nunca atraerlo hacia ti, ya que podrías pillar el cable en caso de que fuera eléctrico, o golpearte en un pie. Cuando llegues a las zonas exteriores, te recomendamos que utilices una herramienta específica para cortar bordes. El siguiente corte que realizes, varía la dirección de la poda para que el césped no se acostumbre.

Ten en cuenta que, aunque el riego ha de ser más intenso durante la época estival, tampoco debes encharcar el césped ya que podrías dañarlo o potenciar el crecimiento de algunos hongos. Si vas a salir de vacaciones, procura dejarlo bien cortado y el riego programado para que no se estropee durante tu ausencia.

¿Pondrás en práctica estos cuidados?

  • Subir 
Comentarios Realizar comentario
Envía tu comentario