Volver al listado

El Aeschynanthus

  • 23 jun 2011
  • |
  •  
  • Comentar
  • |
  • Compartir
  • |
  • Imprimir

Por: Libertad Durán

TANAKA Juuyoh (????), en Flickr (Licencia CC).

Artículo ofrecido por:

Los Aeschynanthus que se ven en la sección de plantas de interior de los centros de jardinería son en su mayoría híbridos obtenidos en Holanda de especies epífitas o subarbustivas oriundas de Borneo, Java, India y el sur de China. Destacan entre ellos ‘Twister’ y ‘Rasta’. Las hojas son coriáceas, de color verde claro en el envés y oscuro en el haz. Surgen opuestas a lo largo de ramas péndulas, fi nas y pubescentes (25-50 cm).

Las flores son pubescentes y tienen forma de tubo. Del interior de un cáliz burdeos emerge una flor roja, de ahí el nombre que recibe la planta en inglés: lipstick, pintalabios; al abrirse, enseña un largo pistilo rodeado de cuatro estambres. Aparecen en verano y duran entre cuatro y cinco semanas.

Exige una situación en sombra ligera, en un ambiente cuya temperatura se mantenga entre 15 y 22 grados (USDA 11). El frío enrojece el tono de las hojas. Necesita un sustrato humífero y ligero. Agradece las pulverizaciones con agua los días más calurosos. Se reproduce por esquejes, tomando segmentos apicales de 10-15 centímetros de largo.

Debe regarse cuando se ha secado el sustrato, preferiblemente sumergiendo el tiesto en agua a temperatura ambiente durante unos minutos. Si el agua es de lluvia, mejor; si no, libre de cloro y cal. De marzo a noviembre debe abonarse cada quince días con un fertilizante completo. En general no precisa grandes cuidados.

Su principal enemigo es la botrytis, que le produce podredumbre, por ello ha de escurrirse bien el agua de riego sobrante, y eliminar las flores marchitas. Puede sufrir el ataque de la cochinilla algodonosa, la araña roja y los áfidos, que se controlan pulverizando con agua jabonosa o el fitosanitario adecuado. Los Aeschynanthus lucen mejor en tiestos o portamacetas altos o colgantes, que permitan una buena exhibición de sus largas y bellas ramas.

De rastas y tirabuzones

Ramas colgantes con aspecto de tirabuzones caracterizan al Aeschynanthus ‘Twister’ (en la foto), un híbrido desarrollado en un vivero holandés en 2003 a partir de otro célebre cultivar, ‘Rasta’. Su parecido a un sacacorchos se debe a la forma recurvada y semicerrada de las hojas y a su disposición a lo largo de los tallos. El follaje del ‘Rasta’ es todavía más denso y con las hojas enrolladas hacia abajo como un rizo. Las flores no son muy abundantes, pero añaden un plus de color y exotismo; aparecen agrupadas en cimas, como un puñado de pintalabios, en el extremo de los tallos. El género abarca cerca de 190 especies.

Revista Verde es Vida número 64, página 40

  • Subir 
Comentarios Realizar comentario
Envía tu comentario