Volver al listado

Las plagas más frecuentes en los rosales

  • 6 may 2011
  • |
  • 3 
  • Comentar
  • |
  • Compartir
  • |
  • Imprimir

Por: Libertad Durán

Joost J. Bakker IJmuiden, en Flickr (Licencia CC).

Artículo ofrecido por:

Es fácil mantener sanos los rosales tratándolos periódicamente con un producto polivalente, capaz de actuar sobre insectos y hongos a la vez; conviene aplicarlo cada 15 o 20 días desde que los brotes tienen entre 10 y 20 centímetros de largo, hasta mediados de septiembre. Para controlar el ataque de plagas y hongos concretos, existen tratamientos específicos. Los expertos de los centros de jardinería te ayudarán a identificar el problema y te aconsejarán qué hacer.

    Cuidado con ellas

  • OÍDIO. Sphaerotheca pannosa. Síntomas: Este hongo cubre con un fino polvo blanco hojas y flores. Ataca sobre todo en primavera y otoño a los rosales que crecen en terreno seco. Las altas temperaturas detienen su desarrollo. Prevención: Mantener el suelo siempre con cierta humedad (acolcharlo ayuda). En invierno, tras la poda, tratar con un fungicida sistémico (formulado con benomilo, azufre, dinocap, equisetonina) que evite o limite su aparición; respetar la dosis y la frecuencia de aplicación indicadas por el fabricante. Tratamiento: Los tejidos atacados mueren, así que lo mejor es podar las partes afectadas y/o aplicar un fungicida de contacto para que no se extienda.
  • ROYA. Phragmidium mucronatum. Síntomas: Produce manchas amarillentas en el haz y abultamientos con esporas en el envés de las hojas de la zona más baja de la planta, especialmente. Este hongo provoca la caída de las hojas afectadas y un debilitamiento general del rosal. Favorecen su aparición las temperaturas suaves (en torno a los 20º) y la humedad constante. Prevención: Eliminar las hojas caídas porque en ellas hibernan las esporas que atacarán en primavera. Tratar con un fungicida formulado con óxido de cobre o equisetonina (cola de caballo). Tratamiento: Si ya se ha manifestado, tratar principalmente con formulados de oxicarboxina, maneb o triforina.
  • MÍLDIU Peronospora sparsa. Síntomas: Se presenta en las hojas, capullos y flores y provoca un fuerte debilitamiento de la planta e importantes pérdidas foliares. Se reconoce por la aparición de manchas entre púrpuras y blancuzcas que van oscureciéndose hasta la caída total de la hoja. Se desarrolla en condiciones de mucha humedad, poco viento y temperaturas medias. Prevención: Con fungicidas basados en óxido de cobre o equisetonina. Tratamiento: Podar las partes afectadas y aplicar fungicidas sistémicos con metalaxil-cobre o fularaxil, eficaces tanto para tratar las plantas afectadas como para prevenir la enfermedad.

Revista Verde es Vida número 63, página 55

  • Subir 
Comentarios Realizar comentario
  1. merce dice:

    Tengo los rosales llenos de bichos verdes y pegajosos, ¿hay algún medio casero o natural para que se quiten? Me gustan mucho las rosas y no he consegido nunca tener rosales bonitos

  2. norma dice:

    Últimamente las hojas de mis rosales están con mordiscos circulares y se están empezando a secar, lo que he visto cerca de mi jardín es una palomilla de color verde manzana, ¿será este insecto el que está provocándoles este daño? ¿Cómo los salvo? De antemano gracias por su ayuda…

Envía tu comentario