Volver al listado

Cómo cultivar menta en maceta

  • 17 jul 2012
  • |
  • 1 
  • Comentar
  • |
  • Compartir
  • |
  • Imprimir

Por: María González

La menta es una de las plantas aromáticas más comunes y populares que existen. Es conocida por su intenso olor y su uso se ha intensificado en los últimos años por ser el toque perfecto para los postres más exquisitos. Ya sea para infusiones o como ingrediente para el último plato de nuestro menú, no puede faltar una planta de menta en nuestra casa. Si sigues unos sencillos consejos podrás cultivarla en una maceta y disfrutarás de ella cuando quieras.

Fáciles cuidados

Se caracteriza por ser una planta herbácea de tallo alargado la cual tiene tendencia a crecer mucho de forma lateral, tanto por la superficie como en forma subterránea a través de los estolones. Es importante controlar su crecimiento mediante la poda de éstos de tal modo que la dejemos del tamaño que nos guste.

A la hora de cultivar la menta, tendremos que buscar un lugar con buena iluminación para propiciar su crecimiento. Durante su desarrollo necesitará muchos nutrientes. Por ello, hay que prestar atención a la hora de elegir un determinado abono. Es recomendable que en su primera fase de crecimiento mantenerla a una temperatura entre los 15 y los 20 grados.

Un elemento muy importante es elegir la maceta adecuada. Al tratarse de una planta que se desarrolla de manera horizontal, es aconsejable plantarla en una maceta ancha de unos 20 centímetros de profundidad que le permita crecer. 

La menta necesita un riego regular y abundante, sobre todo en las épocas de crecimiento de primavera y verano. Esto evitará una floración prematura de la planta y que se reduzca la calidad del aroma de sus hojas. A la hora de regarla es recomendable utilizar un fertilizante que le proporcione los nutrientes necesarios.

La época de floración coincide con la llegada del verano. En este momento podemos cortarla dejándola con una longitud de unos cinco centímetros por encima de la superficie para que de nuevo vuelva a crecer. Gracias los fertilizantes y el cuidado del riego podremos seguir disfrutando de la planta hasta la llegada del otoño. Una vez llegado el frío, la parte aérea de la menta morirá pero quedarán los tallos subterráneos que brotarán de nuevo en primavera.

Una forma muy fácil y sencilla de contar en casa con una planta aromática como la menta. Ya no tienes excusa para disfrutar de ella, ¿a qué estás esperando?

  • Subir 
Comentarios Realizar comentario
  1. katherina dice:

    Tengo una planta de menta en una maceta pero se le ha quedado pequeña y le salen ramas largas por fuera. Me gustaría transplantarla pero ahora está florecida y no se si es el momento adecuado. ¿Qué puedo hacer?

Envía tu comentario